Eva Alcón: «Pensamos iniciar un programa de voluntariado propio de la Jaume I» (Mediterráneo, 20/12/2009)

NACIMIENTO: CASTELLÓN, 1963

TRAYECTORIA: CATEDRÁTICA DE FILOLOGÍA INGLESA Y DIRECTORA DEL GRUPO DE INVESTIGACIÓN ´LAELA´. EXPERIENCIA EN GESTIÓN UNIVERSITARIA. DIRECTORA DE LA TITULACIÓN DE FILOLOGÍA INGLESA. VICERRECTORA DE ORDENACIÓN ACADÉMICA Y ESTUDIANTES.

–¿Qué papel juegan en la actualidad las universidades en cooperación y solidaridad?

–Al igual que en otros ámbitos, la formación y la investigación son los objetivos en materia de cooperación y solidaridad. Se intenta ofrecer una formación que facilite a los estudiantes, puesto que son potenciales agentes de cambio hacia una sociedad más justa, participativa, solidaria, respetuosa y hacia la diversidad. En definitiva, se potencia el desarrollo de un espíritu crítico desde una formación integral. Igualmente, se impulsa la investigación en materias sociales como la inmigración, los colectivos con dificultades de integración social, etcétera, así como la difusión de esta investigación en congresos y actividades de sensibilización. Todo ello favorece el compromiso social de la UJI, canalizando iniciativas y teniendo una estrecha relación con fundaciones, oenegés, instituciones públicas como el Ayuntamiento, la Diputación, la Generalitat Valenciana, la Agencia Española de Cooperación y organismos internacionales.

–¿De que manera está influyendo la internacionalización en el ámbito universitario?

–En mi opinión, la internacionalización es una condición necesaria que hará que el Espacio Europeo de Educación Superior sea una realidad y facilitará la investigación internacional. Esto nos llevará a una mayor apertura de la educación universitaria si somos capaces de diseñar acciones y estrategias para que la dimensión internacional sea un elemento transversal y esté en todas las líneas de actuación.

–¿Qué nivel de implicación hay por parte de la juventud, de la población universitaria, en cooperación y solidaridad?

–La respuesta de la gente joven siempre ha sido positiva. En materia de cooperación, en los cursos de formación sistemáticamente hemos tenido lista de espera. El programa UJI Voluntaria que queremos lanzar a principios del 2010 ha sido muy bien recibido y esperamos que permita al estudiantado de la UJI participar activamente en su implantación. En relación a la dimensión internacional, más del 28% de los titulados de la UJI participan en programas de intercambio, un porcentaje muy superior a la media nacional. Se ha incrementado la oferta en universidades iberoamericanas y se han iniciado programas con Rusia, Australia y Asia, y en todos los casos la demanda ha superado la oferta. Sin embargo, todavía queda camino por recorrer. Hoy por hoy, el idioma sigue siendo un obstáculo para la movilidad y la universidad deberá plantearse la formación en lenguas como parte integral de la formación para la inserción laboral de los titulados en un mundo sin fronteras.

–¿Qué proyectos tiene planificados desde su departamento para el próximo año 2010?

–Bueno, en relación a la cooperación y solidaridad, además de continuar con los proyectos ya iniciados y la coordinación con oenegés e instituciones, como novedad pensamos iniciar un programa de voluntariado propio de la UJI y la puesta en marcha del prácticum en países en vías de desarrollo. En cooperación académica, pondremos en marcha el programa de movilidad en Europa con fines de formación para el profesorado, impulsaremos la movilidad de estudiantes con necesidades educativas especiales y también queremos incentivar la participación del estudiantado en el programa Erasmus-prácticas y la movilidad a nivel de máster. Finalmente, también tenemos previsto crear un programa de movilidad específico siempre en el marco de la Universitat per a Majors.

–¿Qué balance haría de las actividades realizadas este año en Cooperación y Solidaridad?

–Bueno, yo creo que ha sido un año de intensa actividad. En primer lugar, hemos asistido a un profundo cambio en la oferta formativa. Algunos de los grados ya verificados han empezado a impartirse, en otros casos se ha elaborado el plan de estudios y ahora se someterán al proceso de verificación, y en el caso de Ciencias de la Salud se espera finalizar la propuesta de plan de estudios el próximo mes de enero. Tenemos una oferta de estudios de posgrado amplia y que da respuesta a los distintos ámbitos científicos. En el ámbito de investigación, la puesta en marcha del parque científico, la consolidación de los grupos de investigación, el incremento de becas de formación investigadora… son solo algunas de las acciones. Además, hemos logrado el sello de oro en materia de calidad y la inauguración del Paraninfo ha sido la manifestación externa de nuestro potencial en materia de cultura. Sin embargo, creo que es importante destacar que nada de esto hubiera sido posible sin dos elementos que han sido claves. En primer lugar, la capacidad del rector por saber sumar y hacer que los proyectos fueran compartidos y, en segundo lugar, por todo el trabajo que ha realizado la comunidad universitaria (consejo social, centros, estudiantado, servicios, profesorado). Yo diría que con una gran generosidad en su tiempo y también con una visión desde su ámbito de actuación han apoyado las iniciativas del equipo rectoral. Esto, que siempre nos ha caracterizado como universidad, es lo que nos ha permitido afrontar estos momentos de cambio que no siempre han sido fáciles.

–En estos días se ha hablado de su candidatura al Rectorado. ¿Le gustaría ser rectora?

–Tiene razón, se ha hablado e incluso se ha publicado en prensa, pero le aseguro que no tengo ninguna intención de presentar mi candidatura a rectora. Estoy satisfecha con el trabajo realizado, he tenido momentos difíciles y también de gran satisfacción por haber trabajado externa e internamente con muchas personas que difícilmente hubiera conocido si no hubiera formado parte de los dos últimos equipos de gobierno. Pero creo que abrir y cerrar etapas es, en definitiva, lo que debemos hacer si queremos continuar descubriendo lo que nos depara la vida.

–¿Qué le pide al 2010? ¿Cuál sería su carta de deseos?

–Sin duda, lo primero gozar de una buena salud. Después diría que ilusión y valentía para afrontar nuevos retos. Creo que día a día, y especialmente a finales de cada año, te planteas nuevos propósitos, que a veces los cumples y otras no, pero eso al mismo tiempo te permite seguir viva y finalmente pediría algo que no siempre es fácil: capacidad para aceptar la diversidad y para lograr adaptarme a la incertidumbre.

Link a la notícia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.